La ayuda vecinal permite localizar una mina de oro romana en un pueblo de LeónRoberto Matías, ingeniero de minas e investigador especializado en yacimientos auríferos de origen romano, está satisfecho. En primer lugar porque uno de sus grandes sueños, ese por el que llevaba años luchando a brazo partido desde las ópticas del estudio y del activismo frente a las instituciones —la creación de una amplia red senderista entre la Cabrera y las Médulas siguiendo la intrincada red de canales excavada por los romanos— ya es, y desde hace pocas semanas, un hecho. Pero también lo está por un reciente descubrimiento que acaba de protagonizar en Lucillo, población maragata que acoge otra sugestiva huella del mundo antiguo, los dos conjuntos de petroglifos hallados en el año 2008. En este caso se trata de una mina de oro que Matías ha conseguido localizar —y lo recalca— gracias a la colaboración vecinal.

Este experto recuerda que una vez más el entorno del monte Teleno —«donde se ubica el mayor conjunto mundial de minería aurífera romana», como sostiene— ha vuelto a sorprender con el hallazgo de nuevas evidencias de este tipo de actividades extractivas, aunque ahora «ocultas en la espesura de un bosque de roble». «En el paraje de Los Cabuercos y alrededores, entre las localidades de Lucillo y Villalibre —concreta— se esconde una extensa mina de oro romana sobre filones de cuarzo aurífero. Si seguimos las indicaciones de los mapas metalogenéticos encontramos ya algunas referencias a la existencia de labores romanas, aunque calificadas en ellos como ‘irregulares y de poca extensión’».

Sin embargo, y gracias a las valiosas indicaciones que le proporcionaron vecinos de la zona —Roberto Matías nombra en concreto a Miriam de Cabo, de Lucillo, y a Isasy Cadierno, de Molinaferrera—, este ingeniero leonés acaba de localizar «labores romanas que ocupan una extensión de 1,5 por 1,5 kilómetros, una superficie mucho más amplia de lo que era conocido hasta ahora, y que nos habla de un yacimiento aurífero de cierta importancia», tal y como informó a este periódico.

Parajes conocidos con topónimos tan sugerentes como Pozo de la Xanruga, Pozo Yermo y Pozo de María Bernabé, parcialmente llenos de agua la mayor parte del año, «se nos revelan ahora como producto de una intensa actividad de minería aurífera romana que buscó el oro directamente en sus yacimientos primarios, que son los filones de cuarzo con arsenopirita».

«Tras la explotación romana de la zona, que tuvo lugar a principios de nuestra era —prosigue Roberto Matías en su estudio preliminar—, la vegetación lo cubrió todo y el agua inundó las excavaciones más profundas, relegando al olvido esta explotación de oro situada a los pies de la mítica montaña del Teleno».

Fuente: www.diariodeleon.es

About Administrador

Ayudamos a las personas a obtener liquidez inmediata (Dinero al instante) y ahorro seguro (Lingotes oro y plata de Inversion)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies